Encerrado en una discoteca y cuando lo rescatan se está tomando la última

Un joven de Málaga quedó encerrado toda la noche en una discoteca del centro, después de que se quedara dormido en el cuarto de baño, seguramente tras estar bebiendo grandes cantidades de alcohol.

Cuando despertó comenzó a golpear las paredes para intentar llamar la atención de las oficinas que se encontraban a su lado.  “¿Hay alguien  ahí?” preguntaba. Estos golpes alertaron a los trabajadores que entablaron conversación con él y trataron de averiguar más sobre su estado.

Finalmente, alguien próximo a los dueños del local apareció y puso en marcha el dispositivo de rescate. Mientras tanto, y a la espera de ser rescatado, el joven decidió seguir tomando copas y así quedó reflejado en el vídeo que acompaña la noticia, cuando al abrir la puerta del negocio salió al exterior con la copa en la mano y dando sus últimos sorbos antes de marcharse a su casa como si nada.